Probablemente, uno de los grandes recordatorios del último par de años, es que la educación en casa es tan importante como en el salón de clases. Para muchos padres de familia, el tener que ayudar a sus hijos ya no sólo con las tareas sino con todo el proceso de aprendizaje, se volvió un reto y un punto de tensión. De pronto, había que recordar las clases de español, geografía, historia y, la que tal vez causa más temor, matemáticas. 

Pero una constante hacia las matemáticas, es que tuvimos una mala relación con ellas por cómo nos las enseñaron, un método que no permitía comprenderlas a fondo, verlas como una constante en nuestro entorno, mucho más divertida que sólo memorizar fórmulas y operaciones.

Por eso, queremos cambiar esa aproximación, queremos que los niños aprendan a crear con matemáticas en casa. ¿Cómo lo hacemos, si los padres no pueden acercarse también desde un punto de vista diferente? 

También te puede interesar: ¿Por qué tus hijos deberían reforzar sus matemáticas en BYJU’S FutureSchool?

Aquí algunas respuestas. En realidad, algunas formas en que puedes ayudar a tus hijos a aprender matemáticas en casa, siguiendo ciertos tips:

¡No te estreses! Mantén una actitud positiva

Si tu hijo ve que te frustras con la materia, se va a sentir igual. Para eso, ayuda reconocer que no tienes todas las respuestas, pero que juntos pueden encontrarlas. Además le permitirá entender el proceso de comprensión y análisis de un problema, para encontrar la respuesta. Las matemáticas son como un rompecabezas que hay que resolver, no una respuesta que llegue en automático. Cuando lo piensan así, se convierte más en un reto que en una tarea que simplemente no pueden terminar.

Manejen las expectativas de ambos

Ni esperes que tu hijo entienda o procese los conceptos como tú lo harías (cada cabeza es un mundo y ellos son individuos únicos) ni permitas que espere que las todas las respuestas  de ti. Como padres, toca ayudarles a identificar posibles problemas, ofrecer retroalimentación positiva y ayudarles a mejorar su comprensión de conceptos, pero no es tú responsabilidad resolverlo por ellos.

Conoce tus propios recursos

Claro que es difícil guíar a los hijos, si nosotros mismos no dominamos la materia. Pero no hay por qué avergonzarse de buscar ayuda, sea en libros de texto, recurriendo a un amigo o buscar información adicional. 

Reformular los problemas

¿Recuerdas aquellos problemas que parecían una historia complicadísima? La forma de plantearlos conlleva parte de su propia dificultad, porque mezclan conceptos matemáticos con lectura de comprensión. ¿Qué hacemos entonces con ellos?

Prueben reescribirlos, con sus propias palabras. Platíquenlos primero y sinteticen qué pregunta plantea el problema. Esto ayudará a los chicos a que su mente procese lo que se le está pidiendo y con qué datos cuenta, ponerlo en sus términos les facilitará aplicar las operaciones matemáticas necesarias. 

Separa por partes

Claro que cuando hablamos de ciertas ecuaciones, no es tan sencillo ponerlas “en nuestras propias palabras”, pero lo que no falla es dividir cada problema en pequeñas partes. Es común ver un problema como imposible de resolver a la primera, pero la mayoría de los problemas matemáticos más comunes, no son más que una serie de operaciones simples.

También te puede interesar: Descubre qué es STEM: una metodología educativa para el futuro

Empieza por lo que sabes

Separar un problema en sus elementos individuales, también ayuda a identificar las partes más fáciles de resolver. A veces, si empiezan por lo que tienen más claro, las otras soluciones irán surgiendo casi por sí mismas. En su defecto, será más fácil identificar qué les cuesta trabajo e incluso, con qué necesitan pedir ayuda extra.

Está bien dejar las respuestas más complicadas para el final

El mismo principio aplica para las tareas o al momento de contestar un examen. Si ves a tus hijos batallando especialmente con un problema particular, está bien decirles que pasen al siguiente y luego vuelvan a él. Resolviendo operaciones más sencillas les ayudará a repasar los fundamentos y ver lo más complicado como manejable. Además de que evitará que crezca en ellos la frustración.

Un poco de ayuda extra

¡No tienes que resolverlo todo en casa!  En realidad, todas estas recomendaciones apuntan sólo a apoyar a tus hijos con las matemáticas en casa desde un ángulo diferente. Eso es justo lo que busca Crea con Matemáticas, de BYJU’S FutureSchool, que desde la educación temprana los niños construyan una relación positiva, casi de complicidad, con los números. Que comprendan los conceptos, identifiquen patrones matemáticos a su alrededor y aprendan incluso a divertirse con ellos. 

Acércate a BYJU’S FutureSchool y hagan la prueba juntos.