Los elevadores residenciales están creciendo en popularidad, ya que los costos de los materiales han bajado y los avances técnicos se han vuelto más accesibles.

Como te imaginarás, subir y bajar múltiples pisos con escaleras puede tomar mucho tiempo y ser cansado. Ya sea que te encuentres cargando la despensa, que tengas un dolor en las piernas o que lleves a un bebé contigo: si quieres un trayecto fácil y práctico, toma un elevador. Afortunadamente, cada vez son más comunes en los edificios.

Al introducir una nueva tecnología, la parte más difícil es convencer a la gente de que la versión nueva es mejor que la vieja. En sus orígenes, los elevadores no fueron la excepción. Hoy en día, sin embargo, es una tecnología confiable y ampliamente usada para el ascenso rápido de millones de usuarios al día.

Conforme nosotros y nuestros familiares o mascotas envejecemos, los elevadores se vuelven una cuestión de salud y bienestar. Un simple recorrido en elevador puede dar más libertad y mejorar nuestra calidad de vida. A diferencia de las escaleras, nos ayudan a ahorrar energía y a reducir la fatiga.

Los tiempos cambian y los elevadores también

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha buscado mejorar la manera en que cargamos bienes y personas de manera vertical y con la invención de las poleas se facilitó enormemente este  trabajo. 

Los elevadores modernos datan del siglo XIX. En vez de vapor o electricidad, los primeros elevadores usaban sistemas hidráulicos, es decir, funcionaban con la presión del agua. La primera persona en construir un elevador eléctrico fue un ingeniero alemán llamado Werner von Siemens. Hoy en día, incluso los elevadores en el espacio exterior operan igual que los elevadores en la Tierra, así transportan a los astronautas hacia la estación espacial.

¿Cuál es el secreto detrás de los elevadores?

La respuesta no es magia, sino un Sistema de Control de Elevadores (o ECS por sus siglas en inglés), que coordina todos los aspectos del servicio de un elevador: el recorrido, la velocidad, la aceleración, la manera en la que las puertas se abren, las señales de luz y otros aspectos más. En otras palabras, el sistema es un intermediario entre el elevador y el usuario. Sus objetivos principales son los siguientes:

  • Trasladar la plataforma al piso deseado
  • Disminuir el tiempo de recorrido
  • Procurar la máxima comodidad del usuario al momento del trayecto
  • Acelerar, desacelerar y mantener una velocidad segura

¿Qué tiene que ver la programación con los elevadores?

Los elevadores más antiguos usaban unos interruptores electromagnéticos llamados relés. Hoy en día, algunos siguen usando PLC (Controladores Lógicos Programables, por sus siglas en inglés), pero la mayoría funcionan con microprocesadores que contienen código programado.

Cualquier lenguaje de programación de alto nivel es capaz de cumplir esta función, pero el más común es C++. Los programadores trabajan arduamente para seguir implementando funciones y mejoras, porque un elevador que deja de funcionar y se detiene, significa cientos de dólares en pérdidas.

¿Qué hace un microprocesador ahí?

Todos los elevadores tienen un sistema de microprocesadores y motores para operar las puertas. Los microprocesadores almacenan la información relacionada a cuándo y cómo se cierran las puertas en forma de ciclos. Cuando un usuario presiona un botón, en realidad está seleccionando uno de estos ciclos programados.

El elevador del futuro

La peor pesadilla de quien programa un elevador es que la señal que indica al elevador que se detenga, falle. Asimismo, se deben cuidar otros detalles como que no haya retrasos en la comunicación, que las puertas se abran a cierta velocidad o que se activen las señales luminosas a tiempo. Aún así, hay más ventajas que desventajas. Por ejemplo:

  • Simplifican el aparato en general y ahorran recursos
  • Desempeñan funciones usando un mínimo de la capacidad del microprocesador
  • Toman decisiones críticas con un mínimo de retraso

Características

En general, los elevadores modernos usan menos energía y a la larga, son más económicos. Mientras descienden, son capaces de regresar energía al edificio, en vez de simplemente emitirla en forma de calor. Posteriormente, esta energía puede usarse para mantener frío el cuarto de máquinas, por ejemplo. También, la modernización de los elevadores puede reducir el ruido electromagnético, que puede llegar a afectar a las computadoras y las redes inalámbricas.

A continuación, más ventajas de los elevadores modernos:

  • Sistema de frenado con medidas de seguridad incluidas
  • Sensores en las puertas
  • Mecanismos de cerrado
  • Candados para las puertas en el pozo del ascensor
  • Interruptores de seguridad
  • Control de cerrado de puertas
  • Salida de emergencia
  • Amortiguadores para caídas
  • Alarmas de emergencia
  • Teléfonos de emergencia y otras herramientas de comunicación
  • Iluminación y fuente de poder de emergencia
  • Sistemas para combatir incendios

También te puede interesar: La programación detrás de tu serie favorita

Los sistemas de los elevadores deben seguir cumpliendo las exigencias de un mundo moderno y dinámico: deben ser capaces de ahorrar espacio, energía, tiempo y dinero, ser seguros, durables y deben ser fáciles de acceder y controlar. Con el crecimiento de nuestras ciudades y la construcción de edificios nuevos, hay una alta demanda de elevadores comerciales y residenciales. Con la invención de los elevadores inteligentes, hemos entrado en una nueva era de progreso tecnológico. Ya no hace falta esperar, hacer fila o decepcionarse cuando llegamos al piso incorrecto, pues los sistemas inteligentes pueden dirigirnos al elevador correcto y llevarnos sin problemas a nuestro destino.

Si te pareció interesante este artículo, te invitamos a visitar el blog de BYJU’S FutureSchool para seguir leyendo y aprendiendo. (: 

Etiquetado en: