Hoy en día, todos sabemos qué es un “cero”. A pesar de que el cero significa “nada”, sus usos son innumerables: se usa en matemáticas, finanzas, geometría, física, geografía y en muchos otros campos. Sin embargo, no siempre fue así… Primero se usó para marcar una posición y hasta después, como un número. ¿Quieres saber cómo se inventó este ingenioso concepto? ¡Sigue leyendo!

También puedes leer: Caras vemos, códigos no sabemos: el reconocimiento facial

Breve línea de tiempo

  • El primer uso que se le dio al cero fue, como mencionamos antes, para marcar una posición. Esto ocurrió en muchas civilizaciones del mundo, desde Babilonia hasta Egipto.
  • Según el historiador Robert Kaplan, el cero se usó en Mesopotamia hace unos 5000 años y se representaba con dos líneas en forma de ángulo.
  • Después, los babilonios y los chinos crearon su propia versión, pero también se usaban solo para marcar una posición inicial.
  • Los babilonios comerciaban con sociedades del subcontinente Indio, así fue como el concepto del cero viajó por primera vez a la India.
  • Brahmagupta, un astrónomo indio, fue quien inventó primero el concepto moderno de cero, lo representaba con un puntito. Científicos de la Universidad de Oxford encontraron el símbolo inscrito en una pared de un templo en Gwalior, una ciudad en la región central de la India.
  • Después, el símbolo se encontró en el Manuscrito de Bajshali, un antiguo texto matemático escrito en corteza de abedul. Al principio, se pensaba que el texto era de la época de Brahmagupta, pero ahora se sabe que en realidad data del siglo III o IV. El autor de dicho texto fue el más grande matemático de nuestra época, Aryabhatta, y lo representó con un símbolo “hueco” que parece un punto. 

El cero alrededor del mundo

  • Los egipcios

En Egipto, el sistema numeral se basaba en el 10, como nuestro sistema actual, ¡la diferencia es que se escribía con jeroglíficos! Para ser exactos, se veía así:

𓄤 

Para el año 1770 a. C., ya se encontraba en todos los textos contables. Este mismo símbolo también significaba “bello” o “placentero” y se encontraba también en esculturas y tumbas.

  • Los babilonios

Para el año 2000 a. C., los babilonios habían desarrollado un complejo sistema sexagesimal, es decir, que se basaba en el 6 y no en el 10. ¿Cómo lo simbolizaban?, ¡fácil!, simplemente dejaban un espacio entre dos números.

Se han desenterrado varias tablillas en la antigua ciudad de Kish donde ya se muestra la aplicación del cero. Algunos piensan que se usaba para marcar una posición, pero como nunca se usaba solo ni al final de un número, otros matemáticos modernos creen que en realidad no cuenta como un marcador de posición.

  • Los griegos

Por otro lado, los griegos jamás usaron el cero para eso. De hecho, los filósofos griegos dudaban acerca de su utilidad, no entendían bien la necesidad de expresar la nada en un símbolo.

Fue hasta el año 150 a. C. que Ptolomeo se inspiró en Hiparco para usar el cero en su trabajo, el Almagesto. Lo llamó el “cero helenístico” y se usó para estudiar los eclipses tanto lunares como solares.

  • Los chinos

En China no había un símbolo designado para el cero y se trataba más bien como una “posición vacía”. Probablemente el texto chino más antiguo donde encontramos este concepto fue el “Tratado matemático en nueve secciones”, por Qin Jiushao.

  • Los indios

Pingala, un renombrado académico del sánscrito, usó un sistema binario similar al código Morse. En sus textos, usa un concepto que llama “sunya”, que significa “cero” o “nada”. Hasta después vino Brahmagupta (¿te acuerdas que ya lo habíamos mencionado?), quien escribe el Manuscrito de Bajshali y formaliza el concepto del cero.

  • Los musulmanes

Gracias a los negocios, los comerciantes árabes entraron en contacto con filósofos indios y griegos. No solo intercambiaban bienes, ¡también información! 

En el año 813 a. C., Al-Juarismi realizó una tabla astronómica con la ayuda de los números indios. En el 825 a. C., publicó un libro que resumía el conocimiento científico de los indios y los griegos y reservó todo un capítulo para el cero.

Dato curioso: En realidad, Al-Juarismi se llamaba Abu Abdallah Muḥammad ibn Mūsā al-Jwārizmī. Qué bueno que lo abreviamos, ¿no? Además, ¿sabías que la palabra “algoritmo” proviene de su nombre?

  • Los europeos

Esta mezcla de números indios y árabes pronto alcanzó las costas de Europa y abrieron el continente a nuevas ideas en matemáticas, filosofía y astronomía. Ya que este conocimiento provino de diversos comerciantes árabes, los europeos los llamaron “números arábigos”. 

Fibonacci, el famoso matemático italiano, introdujo este sistema al público después de estudiar en Argelia y viajar por Egipto, Siria, Grecia y Sicilia. Además, fue de los primeros en decir que el cero se podía usar en sumas o multiplicaciones. Sin embargo, estas ideas no fueron aceptadas inmediatamente, incluso, ¡los números arábigos fueron prohibidos por la iglesia! Como no los entendían, creían que eran del diablo.

  • Los mayas:

Mientras todo esto ocurría en Eurasia, los mayas fueron la cultura que descubrió el cero en América por sus propios medios. Lo que los motivó, fue el complejo sistema de calendarios que tenían y su avanzada astronomía. Los primeros registros del cero datan del 30 a. C y su sistema de numeración se basaba en el 20, así era como los escribían:

Interesante, ¿no? ¿A qué se te figura el cero maya, crees que parezca un caracol, una concha o una mano cerrada?

A continuación, solo algunas de las aplicaciones modernas del cero:

  • El cero juega un rol importante en física para expresar cantidades.
  • Las matemáticas no se pueden concebir sin el cero, desde las ecuaciones, hasta el cálculo, el cero está en todos lados.
  • En computación, todo el sistema binario depende del cero, pues como ya debes saber, ¡se compone solo de 0 y 1! 

El cero, aunque parezca extraño, es una de las invenciones más únicas y asombrosas del ser humano. Sin ella, la aplicación de muchísimas tecnologías no sería posible en la actualidad. Lo consideramos un concepto simple, pero a la humanidad le tomó miles y miles de años para descubrirlo.

Si quieres seguir descubriendo el universo infinito de las matemáticas, te invitamos a leer más del Blog de BYJU’S FutureSchool, ¡el conocimiento te espera! No olvides dejarnos tu opinión en los comentarios. (:

Etiquetado en: