Gotita Feliz es la app que imaginó, diseñó y programó nuestra alumna Vale. Hoy ya está disponible para descargar.

Queremos que los niños y jóvenes sean creadores, no sólo consumidores de tecnología. Es uno de los principios centrales de BYJU’S FutureSchool, con la convicción de que la creatividad se vuelve un componente para que aprendan a resolver problemas, encontrar respuestas a sus inquietudes y cambiar su entorno.

Todo esto se ve materializado en “Gotita Feliz”, la primera aplicación desarrollada por una de nuestras alumnas y disponible ya para su descarga en la PlayStore de Google. 

Valeria Valentina es una alumna del nivel avanzado de programación. Con el acompañamiento de su maestra, Adriana Daniel, fue avanzando, revisando y analizando las etapas del proceso, para estar segura de que la app sería funcional, atractiva, entretenida y útil. Sobre todo, que ayudaría a otros niños y adolescentes a ser conscientes de uno de los grandes retos a nivel mundial: el cuidado del agua. 

También te puede interesar: Descubre qué es STEM: una metodología educativa para el futuro

A sus 11 años, Vale ha aprendido mucho más que a programar. Porque “Gotita Feliz” es el resultado de muchas sesiones de trabajo conjunto, de seguir una metodología, pensar y responder preguntas en el camino. Las etapas del desarrollo de la app son:

Definición del propósito

Punto de partida fundamental, para que los alumnos tengan claro cuál es su objetivo, qué quieren lograr. La maestra les ayuda a identificar ese propósito entre sus inquietudes, para que tengan una motivación mayor. Vale estaba preocupada por el anuncio de sequía en la CDMX durante el 2021, la pregunta entonces era qué podía hacer ella para contribuir a que el agua no falte en el futuro y cómo podía transmitirlo a otros jóvenes.

Diseño de la app

En dos niveles. La experiencia de usuario y el gráfico. El primero, incluye cada paso necesario para permitir el registro, el acceso a información y funcionalidades interconectadas, a lo que Vale llegó a partir de un diagrama de flujo. El segundo, que tiene que ver con los colores y elementos visuales, más allá de la estética en lo que transmiten y comunican, involucrando entonces conceptos también de colorimetría, entre otros. Y claro, el logotipo. La imagen que transmite todo lo que implica la app: una gota que representa el agua, con un corazón verde que simboliza el amor por ella y un sol, un nuevo comienzo con el aprendizaje del cuidado del ambiente.

Programación

Vale desarrolló el algoritmo para cumplir con el objetivo. Cada pantalla que vemos como usuarios, tiene diferentes requerimientos y programación, lo que implica lógica y análisis, fundamentales para resolverlos.

Probar la app

Está casi lista. De hecho, a primera vista parecería estarlo. Es en este paso donde los estudiantes aprenden paciencia y tolerancia a la frustración. Pero también que el cuidado en cada detalle, identificar lo  que se tiene que cambiar o corregir, dan los mejores resultados. Sin dejar de lado el trabajo en equipo, porque aunque la app es autoría de Vale, en todo el proceso contó con el diálogo, la retroalimentación y la guía de Adriana, su maestra. En una relación casi de complicidad, fue llevándola de la mano, sin darle las respuestas pero ayudándola a encontrarlas.

La recompensa de Vale es ver hoy su app disponible para descarga gratuita en la PlayStore de Google, desde no sólo la puede compartir con su familia y amigos, sino con todos los niños y adolescentes que pueden aprender, desde jóvenes, cómo cuidar el agua y representar un cambio en su comunidad.

Para todos en BYJU’S FutureSchool es un hito que motiva a seguir adelante, seguros de que podemos ver infinidad de proyectos como éste, que trascienden al espacio de clases y permitan a nuestros alumnos crear el mundo en el que quieren vivir en el futuro.

Etiquetado en: