Cuando jugaste con una casa de muñecas, seguramente te esforzaste en decorar cada rincón con accesorios ¡y no invitaste a ninguna muñeca hasta que todo se viera perfecto! Claro, ellas agradecieron en silencio tus dotes en diseño. Quizás esto era más que un juego y descubriste que era una actividad que quisieras hacer de grande: incorporar formas, texturas y colores en un espacio para que luzca bonito. Aparte de sacar tu lado más creativo, ¿recuerdas si hubo matemáticas de por medio? Un centímetro más a la izquierda, dos cojines a los lados y tres Barbies para ese diván.

También puedes leer: Salón de la Fama de las Matemáticas

Aunque no parezca, las matemáticas juegan un papel muy importante en el diseño de interiores, así como en cualquier profesión. Toma asiento en tu sillón favorito y acompáñanos a explorar este dúo dinámico.

Números diseñando a gran escala

Imagínate pasar de una casa de muñecas a remodelar una casa de tamaño real. Tu misión es crear un lugar cómodo, funcional y atractivo para que sus usuarios saquen el mayor provecho de él. Tienes que considerar el presupuesto, el espacio y los gustos de tu cliente. ¿No te incomodaría dormir en una recámara con un piano de por medio? ¿O trabajar en una oficina con luz artificial porque no tiene ventanas? Bueno, esos problemas los puede resolver un diseñador de interiores con un buen ojo matemático y planeación.

Y cabe resaltar que el diseñador de interiores no es lo mismo que un decorador: el primero se encarga de configurar el espacio, actuar como intermediario entre clientes y arquitectos, constructores, ingenieros mecánicos y estructurales y electricistas, así como planear y gestionar los procesos para adecuar el espacio físico como habitable. Mientras que el decorador tiene la tarea de aplicar estilos de decoración para personalizarlos según las preferencias del cliente: muebles, iluminación, tejidos, adornos y hasta los colores de las paredes.

Ahora que conocemos la diferencia entre ambos, pasemos a ver qué tareas del diseñador requieren de tu querida amiga, Matemáticas:

  • Pagos y facturas

Este ejemplo es quizás obvio, pero las habilidades matemáticas básicas son necesarias en el proceso financiero para el diseño de interiores. Incluso si el mismo diseñador no lo hace por su cuenta, probablemente recurrirá a un contador que lo haga por él.

  • Cálculos

No hay diseño sin matemáticas, están presentes en prácticamente todos los aspectos que forman parte de un espacio, como la electrónica, la tubería y el cableado: todos estos detalles son relevantes en la distribución del diseño final. Los cálculos exactos determinan qué características deben poseer los componentes en el espacio asignado. Por decir, esos cálculos ayudarán en la decisión de las dimensiones del inmobiliario a incorporar. Es más, si no se miden correctamente las dimensiones del piso, el techo y las paredes, habrá un no sé qué en la habitación que impedirá que se vea bien.

  • Modelado

Todo gran diseñador usa herramientas para visualizar sus diseños desde varias perspectivas, tales como programas de bocetaje y modelado en 3D para crear imágenes renderizadas de sus propuestas: dichas imágenes se basan en medidas tomadas a mano o por un router CNC (Sistema de Control Numérico). Además, los modelos resultan muy útiles para visualizar la colocación de muebles y electrodomésticos. Para esto, el diseñador necesita conocimientos matemáticos, aunque sean básicos, en sus diseños para crear un modelo convincente, pues necesita calcular distancias y superficies. A pesar de que el modelado necesita menos matemáticas que la arquitectura, por mencionar un ejemplo, una base sólida de geometría es bien recibida en este proceso.

  • Coordinación

Los cálculos de superficies son cruciales en la estructura del diseño. El diseñador debe interpretar planos y hacer ilustraciones con especificaciones a fin de planear el posicionamiento de tomas de corriente, puertas, ventanas, barras y otros componentes. Aquí es cuando el diseñador debe usar escalas arquitectónicas para la tarea de maximizar el uso del espacio.

  • Gestión de proyectos

Los proyectos de diseño de cualquier nivel requieren de habilidades administrativas y directivas para entregarlos en tiempo y forma. Algunos diseñadores usan software para organizar sus actividades. Asimismo, aprenden fórmulas ingeniosas para calcular plazos, volúmenes y manejo de recursos. Entonces, gestionar el flujo de trabajo de inicio a fin necesita del arte y ciencia de los cálculos.

Aunque seas team minimalista o maximalista, el diseño de interiores tiene un espacio en el hogar de todos. Ya sabemos ahora que no existe un buen diseño sin matemáticas, cuya importancia es igual que ilustrar, modelar en 3D y dibujar. Además de saberse las cuentas básicas, el diseñador de interiores recurre al cálculo y la geometría para crear un espacio funcional. No olvidemos que hay cuentas y números en el presupuesto para hacer las compras necesarias de materiales que adornarán ese cuarto. Así que cuando llegue ese momento de arreglar tu casa, sabrás de lo que el profesional a cargo esté hablando y deja que te sorprenda cómo hace magia con números y diseño.

Ya que hablamos de números, ¿qué tal si pones esos dotes a prueba? Únete a una clase de BYJU’S Learning para sacar tu potencial creativo y matemático. ¡Diviértete calculando!

Traducción: Evelyn Meza