Si es la primera vez que nos visitas, esto te interesa. La programación es el proceso de escribir instrucciones a una computadora, en un lenguaje que esta entienda, para que ejecute tareas y actividades. Gracias a la programación los videojuegos, los dispositivos inteligentes, los coches e incluso las lavasecadoras funcionan correctamente. 

Y aunque no lo creas, existen muchas actividades que emplean conceptos de programación en las que ya participaste. Por ejemplo, si en tu escuela hubo una búsqueda del tesoro, usaste el mapa para encontrar la recompensa, lo que implica que sabes crear comandos (instrucciones) y emplear un lenguaje directo (emites oraciones afirmativas a un receptor), es decir, le dijiste a tu amigo que buscara debajo de un columpio mientras tú hiciste lo mismo debajo de la resbaladilla. 

También te puede interesar: Surte tu despensa con programación

Así como en el ejemplo anterior, tú ya estás familiarizado con los conceptos básicos de la programación sin usar una computadora: ya desarrollaste el pensamiento espacial y el sentido numérico. Y mientras más temprano empieces, es mejor, pues como con cualquier idioma tu cerebro aprende, comprende y aplica este conocimiento más rápido. 

Empecemos por el principio

Al empezar en la programación, lo más común es que se te introduzca en la pre-programación, donde se te enseñarán las parejas básicas —arriba-abajo, adelante-atrás, izquierda-derecha— antes de entrar de lleno en las actividades. Además, se necesita que sepas los números ordinales (1.°, 2.°, 3.°…)  y comprendas qué significa una relación uno a uno. 

¿Cómo aprenderás lo anterior? Con actividades basadas en localización y movimiento. ¿Sigue sin sonarte conocido? Pues es lo que haces cuando tus amigos y tú se divierten con juegos de mesa. También se aprenden estos conceptos con el famoso “Simón dice”. Pero ¿por qué aprender programación? 

  • Suma habilidad a tus matemáticas 

La programación emplea el razonamiento espacial y la lógica, conceptos que aprendiste en la clase de Matemáticas, mientras que la programación te ayuda a reforzar y comprender mejor cuestiones como la dirección, la posición y el movimiento. Así, para identificar la trayectoría de un cuerpo celeste que se mueve en el firmamento contarás los espacios (los cuadros grandes de tu libreta) que se movió en el plano cartesiano y pondrás en práctica tus conocimientos.  

  • No te quiebres la cabeza

Una de las cosas más útiles en la vida es saber resolver problemas, cuestión que ejercitas con la programación, pues tienes que revisar todas las soluciones posibles y ver cuál es la más efectiva para resolver un problema. De esta forma, también desarrollas la habilidad de planear. 

  • Haz que todos te entiendan

Cuando programas, le das instrucciones a una computadora o a otra persona si están jugando videojuegos de programación. En ambos escenarios, tu comunicación tiene que ser clara y concisa. Y esto, trasladado a tu día a día, te ayudará a expresarte de forma organizada y sencilla. 

  • Engancha con tus historias 

Los videojuegos de programación normalmente cuentan una historia: el programador sigue un camino para mover un personaje frente a varios objetos y situaciones hasta que alcanza la meta. Y tú puedes desarrollar tu propio videojuego de programación, lo que favorece que adquieras vocabulario y fomentes tu comprensión lectora. Incluso puedes realizar tus primeros experimentos narrativos al crear un videojuego con múltiples finales. 

Crea tu propio juego 

Con todo lo que leíste hasta ahora, ¿por qué no desarrollas tu propio juego con programación? La mejor forma de comenzar es en BYJU’S FutureSchool, pues nuestras expertas maestras están listas para ayudarte a que alcances tu máximo potencial. ¡No lo pienses más e inscríbete en una clase prueba hoy!

Traducción: Gilberto Cornejo