¿Has escuchado la frase «la elegancia ante todo»? ¿Qué tal tus primeras lecciones para aprender a usar los cubiertos? No olvidemos esas veces que alguna de tus amistades hizo trampa en una sesión de juegos. En tu casa quizás la hora de dormir es a las 9:00 y con dispositivos apagados, mientras que en casa de tu bestie es dormir es a una hora arbitraria con Netflix de fondo. A donde quiera que vayas, existen reglas, modales y etiquetas a seguir. Si te preguntas cuál es el punto de obedecer protocolos, la respuesta es lograr una sana convivencia para el bien común. Pero, ¿sabías que también existen en el mundo del internet?

También puedes leer: La importancia de Ada Lovelace en las materias STEM

En este artículo, no es necesario un código de vestimenta para explorar las pautas cibersociales. Pero si quieres degustar un té mientras lees sobre los cibermodales, estás más que invitado/a a nuestra tertulia. ¡Qué elegancia la de Francia!

El antídoto contra la mala cibereducación: la netiqueta

La palabra nueva del día es netiqueta, viene del inglés «net» y «etiquette», cuyo significado es el «conjunto de normas de cortesía que regula el comportamiento de los usuarios y las comunicaciones en internet». O sea, es la cultura del mundo real adaptadas al mundo virtual. También tiene sus sinónimos: ciberetiqueta, etiqueta en la red o el mismo término en inglés, netiquette.

Además, los cibermodales abarcan cualquier interacción directa e indirecta entre usuarios. El usar mayúsculas en tus correspondencias digitales equivale a gritarle a alguien de carne y hueso. O el temido «visto» es como ignorar a tu mamá mientras te habla durante la convivencia. Con estos malos modos, una persona se ganaría el título de grosera, sería lo mismo a ser un usuario cibermaleducado traducido al contexto virtual.

¿Y de dónde salen estas reglas? Al principio, el acceso a internet era limitado para instituciones  educativas, gubernamentales o tecnológicas, las cuales implementaron protocolos sobre correos electrónicos. Más tarde, cuando la popularidad del internet creció, los usuarios enfrentaron una serie de conflictos interactivos —correos basura, cadenas largas, mensajes agresivos en foros y otros—, por lo que surgió la necesidad de regularizar el comportamiento en redes a fin de lograr un ciberespacio seguro. Por un lado, el documento RFC1855 estableció pautas de conducta para los empleados de Intel, basándose en propuestas de la comunidad abierta del Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet (IEFT, en inglés) y del Grupo de Trabajo de Uso Responsable de la Red (RUN). Virginia Shea publicó el libro NETiquette en 1994, del cual encontramos adaptaciones de sus máximas a lo largo y ancho de la red. Aquí te presentamos las reglas de oro, AKA, los mandamientos del internet, del usuario cibereducado.

  1. Recuerda lo humano.
  2. Sigue los mismos estándares de comportamiento en línea que sigues en la vida real.
  3. Comprende el lugar del ciberespacio en donde estás.
  4. Respeta el tiempo y la banda ancha de otras personas.
  5. Muestra tu lado bueno mientras estés en línea.
  6. Comparte tus conocimientos con la comunidad.
  7. Ayuda a mantener los debates bajo control.
  8. Respeta la privacidad de otros.
  9. No abuses de tu poder o de las ventajas que puedas tener.
  10. Disculpa y comprende los errores de otros así como esperas que los demás comprendan los tuyos.

Buen porte y buenos cibermodales, abren puertas principales

¿Recuerdas esa discusión acalorada que tuviste en Twitter? ¿Algún comentario incómodo en tus selfies o un correo lleno de horrores de ortografía? A pesar de que el internet es para todos, no todo está permitido y la manera en que cada cibernauta lo usa, dice mucho de su interacción en el entorno digital. Ahora ya tienes las bases necesarias de los cibermodales y con eso haces tu parte para que la red sea un espacio seguro y divertido. Recuerda que la buena cibereducación es como el perfume: se percibe desde lejos.

Ahora que estamos hablando de la gran educación, ¿ya eres un VIP de la familia BYJU’S Learning? Si no, tienes una clase prueba gratis de Programación esperándote, es para techies como tú.  Únete ahora ¡y diviértete siendo cibersocial!