La pandemia por coronavirus afectó bastante a la industria turística. Las personas cuyo trabajo depende totalmente de ella fueron las más afectadas. El mundo entró en pausa: los aventureros se quedaron en casa y miles de vacaciones tuvieron que posponerse, pero la tecnología siguió avanzando. Hace unos años, la programación abordó al mundo del turismo y muchos esperan un viaje revolucionario. Algunos, incluso, lo ven a la vuelta de la esquina. En este artículo veremos cómo la programación ha llevado la manera en que viajamos a nuevas alturas.

El tiempo es oro

En el ir y venir del acelerado mundo moderno, el tiempo adquiere un nuevo valor. Hoy en día pocas personas se pueden dar el lujo de pasar días planeando y contactando agentes de viaje, pero la tecnología nos puede hacer la vida más fácil. 

Se han desarrollado, por ejemplo, medios de transporte que recorren distancias cada vez más largas en menos tiempo. A continuación, dos invenciones de vanguardia que pueden cambiar el turismo para siempre:

  1. Aviones supersónicos

¿A qué nos referimos cuando decimos que un avión es supersónico? Significa que puede viajar más rápido que el sonido. Normalmente, un avión de pasajeros promedio alcanza los 900 kilómetros por hora, mientras un avión supersónico llega a los 1,800 (alrededor del doble). Esto podría hacer un mundo de diferencia en los tiempos que se requieren para viajar.

Además, no solo son rápidos, sino que también su diseño es amigable con el ambiente. Tomando en cuenta la ecología, se empezaron a considerar más los combustibles orgánicos, a base de grasa animal o de cultivos que propician energía. La mayoría de los aviones supersónicos utilizan SAF (Combustible Sustentable de Aviación, por sus siglas en inglés). Recientemente, la industria de la aviación también se ha interesado en el viento como posible fuente de energía. 

Cada innovación tiene ventajas y desventajas; el caso de los aviones supersónicos no es la excepción. Algunos se preocupan por la contaminación auditiva que generan. Estos vehículos producen un sonido parecido al de un trueno o una explosión, lo cual podría incomodar a muchas personas. Una compañía con base en Denver que lleva el nombre de Boom está tratando de ofrecer soluciones en esta área.

  1. Hyperloop 

Todos hemos visto o escuchado sobre los trenes de alta velocidad, pero no todos saben cómo son en la vida real. Hyperloop, por ejemplo, es una maravilla de la programación y la tecnología. Son trenes que pueden transportar pasajeros u objetos de un lado a otro en un abrir y cerrar de ojos. Elon Musk propuso la idea hace años, pero fue difícil llevarla a cabo por la complejidad de las instalaciones que requería. Actualmente, Tesla y SpaceX siguen trabajando para crear un modelo real de esta visión.

Se dice que los trenes de Hyperloop pueden moverse tres veces y media más rápido que los trenes bala. Se llamarían “pods” y se supone que viajarían en tubos de baja presión usando levitación magnética.

Hyperloop Transportation Technologies (HTT) sigue trabajando hacia este objetivo. Se prevé que sea inaugurado en 2023 y que conecte Abu Dabi con Al Ain, pasando por Dubái. Además, otra compañía llamada “Virgin Hyperloop” trabaja para desarrollar esta misma tecnología. 

Implicaciones ambientales

Tener conciencia ambiental cuando planeamos nuestros viajes es vital. Con los últimos avances de la tecnología, las personas que vuelan seguido pueden informarse respecto a las emisiones de carbono de sus vehículos aéreos. También, se está tratando de llevar a la industria de los viajes una filosofía de sustentabilidad que pretende ahorrar combustible y controlar las emisiones de CO2.

Inteligencia artificial

Hoy en día, las aerolíneas buscan llevar su servicio al siguiente nivel. Para esto, su mejor herramienta será la inteligencia artificial. Los sitios de internet, por ejemplo, ya suelen tener plataformas de chat o asistentes por voz. De esta manera, los viajeros pueden aprender todo lo que necesitan para su siguiente aventura.

En resumen, los viajes y la programación parecen ser dos campos muy diferentes, pero en realidad están muy bien conectados. Programar no significa más que dar instrucciones a una computadora para que realice ciertas tareas. Es importante entender cómo funcionan estas nuevas técnicas si queremos volver aún más cómoda la experiencia de organizar un viaje. Si te gusta la programación y te pareció interesante este artículo, no olvides visitar el blog de BYJU’S FutureSchool.