Érase una vez, antes de la existencia de mapas y brújulas, los humanos miraban al cielo nocturno para saber su ubicación a partir de las constelaciones. Y sí, suena muy vintage pues actualmente basta tener a la mano nuestro smartphone para saber cómo llegar a la fiesta del fin de semana o cuando tienes que recoger un pedido de churros del local nuevo en tu colonia. No hay necesidad de revisar el posicionamiento de las estrellas, tu aliado aquí es el milagro de tecnología espacial llamado GPS.

El sistema de GPS está en todas partes, como ya dijimos, desde tu celular, el auto y hasta tu reloj. ¿Cómo es que esa maravilla tecnológica sabe darte las instrucciones para llegar a tu destino? Dirígete a las siguientes líneas y demos una vuelta para averiguarlo. 

El trayecto del GPS

El día que nació la exploración espacial, también marcó el inicio de la navegación por satélites. La Unión Soviética lanzó Sputnik I el 4 de octubre de 1957, cuyo objetivo fue estudiar la Tierra desde el espacio, sin saber que este método se convertiría en el precursor tecnológico hasta hoy. Entonces, la tecnología del GPS era meramente de carácter militar. No era muy precisa y solo podía detectar a un receptor a 300 metros a la redonda. Más tarde, Estados Unidos se unió al desarrollo con la construcción de sus satélites y no fue hasta la década de los ochenta cuando el GPS estuvo disponible para el público. Con el paso del tiempo, las mejoras del GPS avanzan a la par que la tecnología. Así que sigamos derecho para descubrir cómo funciona.

Funcionalidad a diestra y siniestra

El Sistema de Posicionamiento Global (Global Positioning System, GPS, en inglés) es un sistema satelital global de navegación que brinda datos de ubicación, velocidad y sincronización de tiempo. Esta red de satélites y receptores indican dónde está localizada cualquier cosa en el planeta Tierra. Incluso, algunos receptores de GPS tienen una precisión de hasta centímetros. Además, estos transmiten latitud, longitud, altitud y tiempo. 

Actualmente, la constelación de GPS posee 31 satélites en operación, los cuales orbitan alrededor de la Tierra a una velocidad de 14000 km/h y envían mensajes por radio. Detrás de la tecnología GPS hay satélites, estaciones terrestres y receptores. Para ponerlo en contexto, las estaciones terrestres usan un radar y en tu celular o auto hay un receptor en búsqueda de señales satelitales, este calcula la distancia e identifica la ubicación, luego arroja la información exacta del lugar donde estás. 

Otra tecnología que ayuda en la operación del GPS es la trilateración, la cual recibe señales satelitales y las usa para generar datos de ubicación. Para ello, los satélites que circulan alrededor de la Tierra dan señales que un dispositivo con GPS en la superficie terrestre puede leer e interpretar. Y cada satélite en la red gira alrededor del planeta dos veces al día, manda sus señales, características orbitales y el tiempo: ¡tecnología espacial en tus manos!

El GPS en nuestras vidas

La tecnología siempre logra tener un espacio en los distintos ámbitos de la vida cotidiana y sabemos que eres testigo de eso y con el GPS no se queda atrás. Médicos, científicos, agricultores, militares, pilotos, senderistas, repartidores, marineros, pescadores, operadores, deportistas… ¡todo mundo ha usado GPS! Y por qué no, ayuda a que sus actividades sean más fáciles, eficientes y seguras de cumplir. 

Cabe destacar que las tres industrias principales que dependen de dicha tecnología son la agrícola, la militar y la automovilística. No obstante, todos nos beneficiamos de ella, aunque sea para dirigirnos a nuestro destino. A continuación los cinco usos principales del GPS:

  1. Ubicación – es la determinación de la posición de una persona u objeto
  2. Navegación – es el movimiento de un lugar a otro
  3. Rastreo . es el monitoreo del movimiento de una persona u objeto
  4. Mapeo – es la creación de mapas del mundo
  5. Cronometraje – es el registro de medidas de tiempo exactas

Otros usos específicos del GPS

¿Cuántas veces no has rastreado por dónde viene el Uber que tu mamá pidió? Aquí tienes un dato, el receptor del GPS monitorea por dónde va el auto y cambia su ubicación en tiempo real en un mapa electrónico que estás viendo en tu celular, mientras que los datos satelitales se usan para monitorear la posición y la velocidad del auto, hasta te indica cuál es tu tiempo aproximado de llegada. 

Esta tecnología también es útil para darle seguimiento a los animales que migran, como las ballenas jorobadas, los osos pardos y las aves marinas del Ártico. Los biólogos colocan transmisores de GPS en estos animalitos y obtienen datos sobre sus trayectos, así conocen los hábitats nuevos a los que llegan por comida o refugio, incluso si el motivo de salida de su hábitat natural es por actividades humanas. ¿Quieres conocer otros ejemplos curiosos del uso del GPS? Aquí los tienes:

  • Los equipos de rescate utilizan el GPS para monitorear y predecir el clima, así como darle seguimiento al personal de emergencias durante una crisis o un suceso catastrófico.
  • Los juegos como Pokémon Go y Geocaching usan el GPS para fines recreativos. ¿Ya los atrapaste todos?
  • Los sistemas de telemática empleados por empresas de logística dan información sobre el nivel de productividad y de seguridad de sus conductores, de optimización de rutas y de eficiencia de combustible.

El destino del GPS

Los beneficios de la tecnología del GPS evolucionan continuamente y llegan a todos los rincones del mundo. Es probable que el futuro del GPS sea aún más preciso y eficaz, tanto para uso personal como industrial. Así, no solo nos ayudará a movernos mejor, sino también a ahorrar más tiempo, dinero y recursos. Saber dónde estamos nos ayuda a determinar a dónde vamos, por eso el GPS es nuestro mejor aliado. Lo mejor de todo es que lo tenemos a unos cuantos clics, ¡una corta distancia como para las extensas a las que nos puede llevar!

Llegaste a tu destino, el final de este artículo y el inicio de tu viaje de aprendizaje en la Programación. Si te diriges a una clase prueba de BYJU’S Learning hoy, seremos tu brújula y acompañante en una aventura llena de códigos y diversión. ¡Diviértete navegando!

Traducción: Evelyn Meza

Etiquetado en: