¿Eres de los que compra a través de Amazon? Bueno, pues estás utilizando el comercio en línea como parte de tu rutina. 

En una oración, el e-commerce se basa en la compra y venta de productos/servicios a través de Internet. Si pagas boletos para un concierto, haces el súper desde la computadora o compras boletos de avión por internet; utilizas el servicio del comercio en línea. Este modelo permite la programación de categorías de acuerdo a las necesidades de cada cliente. Páginas como Amazon, Mercado Libre y Linio son similares. Parecen distintas en acomodo pero operan bajo el mismo formato.

También te puede interesar: ¿Por qué todos los niños deberían de aprender programación?

Un poco de historia del e-commerce

La primera transacción de comercio electrónico se realizó en 1994. Phil Brandenberger usó su tarjeta para comprar el disco Ten Summoner’s Tales de Sting. Esta fue la primera vez que la tecnología se utilizó. De hecho, existen 5 tipos de e-commerce. Aquí te contamos la diferencia entre cada uno.

Tipos de e-commerce

Business to Consumer (B2C):

Este es el modelo más popular. De empresa a consumidor significa que la venta se lleva a cabo entre una empresa y un consumidor.

Business to Business (B2B): 

Este tipo se da cuando una empresa le ofrece un bien o servicio a otra empresa. Este negocio no está orientado al consumidor y, por lo general, involucra productos como materias primas, software o productos que se combinan.

Direct to consumer (D2C): 

Este es el modelo más nuevo de comercio electrónico. La diferencia de este negocio es que la marca vende directamente a su cliente final sin pasar por distribuidor. 

Consumer to Consumer (C2C): 

Se refiere a la venta de un objeto o servicio de un consumidor a otro. Es común ver este tipo de intercambio entre plataformas como eBay, Etsy y hasta en Facebook Marketplace.

Consumer to Business (C2B):

Este negocio se da cuando un individuo vende sus servicios o productos a una organización. Ejemplo de ello son los consultores o fotógrafos que ofrecen sus servicios a grandes corporaciones. 

Ventajas del e-commerce

En primer lugar se reducen costos, (como la renta de un lugar físico, sueldos). También, obtienes un mejor alcance y mejor atención con el cliente. Estás detrás de cada paso y puedes mejorar el sitio conforme revisas errores. Por último, mejora la experiencia del usuario, por lo que es más probable que el cliente visite de nuevo y genere una nueva venta.

Etiquetado en: