Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado

pudiera hablar tan claramente;

aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era.
Edgar Allan Poe


Una alfombra roja, una caja de palomitas con mantequilla, la pantalla gigante de alta definición… eso es cine ¿o no? Ya sea que tu costumbre es asistir a los estrenos en primera fila o prefieras la sala de cine en casa, plot twist: la tecnología está cambiando el futuro del séptimo arte. Y como no conocemos todo lo que ocurre detrás de bastidores, aquí te damos la primicia: la IA es la nueva estrella en el mundo de la cinematografía.

The Crow (en español, El cuervo) es un cortometraje —realizado por el artista visual y programador Glenn Marshall— que ha generado revuelo tras su debut. Aunque no es el primer material fílmico dependiente de IA —Sunspring (2016), Thanos en Avengers: Infinity War (2018) por mencionar algunos—, sí es el primero en obtener un premio de su tipo: en este caso, el premio del jurado en el Festival de Cannes. Asimismo, el material ha sido seleccionado para otros certámenes.

Lo anterior amerita preguntarnos: ¿la máquina sustituirá al humano? ¿Es el arte sujeto a los alcances de la tecnología? ¿Existe algo como imaginación artificial? Sigue leyendo este artículo para llegar al desenlace.

Luces, cámara, ¡IA-cción!

No podríamos arrancar sin mencionar la participación de la protagonista de esta historia. En resumen, la inteligencia artificial (IA) es la habilidad de una computadora para simular la inteligencia humana: la IA aprende a pensar como un humano mediante sus interacciones con su entorno y actúa de manera autónoma para cumplir funciones. Los robots, el procesamiento de imágenes y los chatbots, son algunos ejemplos cotidianos que se valen de la IA. 

Glenn Marshall es un promotor de este tipo de recursos en el medio audiovisual. Basta echarle un vistazo a su perfil profesional, para encontrar indicios de una gran amistad entre el arte y la programación. The Crow es una prueba más de esto, el filme toma como base el corto coreográfico PAINTED, de donde extrajo y modificó los fotogramas para luego subirlos a CLIP —una red neuronal de OpenAI— e instruyó al sistema que generara un video de: “una pintura de un cuervo en un paisaje desolado”. ¿Cuál fue el resultado (sin spoilers)? Una hermosa animación lúgubre que parece sacada de la mente del mismo Edgar Allan Poe con su poema El cuervo, ¿coincidencia? ¡No lo creo! 

Hasta este punto, el público general está consciente de los generadores de texto a imágenes —saludos para DALL-E y Midjourney—, pero la técnica de texto a video empleada por Marshall, ayuda a visualizar un poco de lo que se viene en puerta: próximos estrenos del arte cinematográfico generado por IA.


Del casting al estreno: el futuro de IA en el cine

Como ya te imaginarás, el cine y la tecnología siempre han coprotagonizado filmes: hace décadas que el mundo le dijo adiós a la película de 35mm y le dio la bienvenida a la cámara digital, lo que causó que hacer cine fuera más accesible. Corte al presente, la IA ya forma parte de la lista de créditos que corren al final de muchas producciones. 

Hay papeles durante las fases de la producción de tus películas favoritas donde la IA es merecedora de un Óscar. Iniciemos con la mención honorífica para el CGI —gráficos generados por computadora—, donde trae a la vida a actores que ya no están entre nosotros: Paul Walker en la saga de Rápido y Furioso o Carrie Fisher en la de Star Wars. Luego, tenemos la redacción de guiones a cuenta de la IA como con Sunspring, la edición del material, la selección de actores a partir de una base de datos —¿sabías que Thanos fue creado con ayuda de machine learning? —, el subtitulaje, la elaboración de tráilers, la publicidad… ¡y mucho más!

Ojo, esto no significa que tus cineastas y celebridades favoritas se quedan sin trabajo: lo cierto es que la IA seguirá como actriz de reparto para materializar una idea en una obra increíble para el disfrute del público general. 

Y el premio va para: IA

Si bien la tecnología de la IA permea nuestra realidad a diario, no podemos dejar de lado que hace de nuestro mundo un lugar más bonito. El tema despierta un debate sobre la máquina vs. el humano: ¿es la IA una amenaza contra la habilidad humana? ¡Al contrario! La IA no es una villana, sino una herramienta a nuestro alcance para potenciar la creatividad y mejorar la manera en que contamos historias. Incluso, Marshall sostiene que los avances tecnológicos en la comunidad programadora da lugar a la creación de arte que ningún par de ojos humanos ha visto antes. 

Así que nos quedamos con lo mejor de ambos mundos. Y para aprender más sobre el código detrás de tu peli favorita, únete al elenco de BYJU’S FutureSchool en una clase prueba hoy y explora tu potencial creativo para desarrollar esa historia que anhelas contarle al mundo ¡y corte!



Redacción: Evelyn Meza