Desde el último video de Taylor Swift hasta las últimas noticias financieras, la mayoría de la información hoy en día es consumida en formato multimedia, es decir, que combina diferentes tipos de expresión: texto, imagen, video, sonido, etc. Estos archivos necesitan mucho espacio de almacenamiento y una gran banda ancha para compartirse. Por suerte, hoy en día podemos comprimirlos y así manejarlos fácilmente. Pero, ¿cómo se comprime algo que no se puede ver realmente? Sigue leyendo para descubrirlo.

También puedes leer: Para que no te enredes: la historia de la World Wide Web

¿Qué significa comprimir un archivo?

Es el proceso de codificar, reacomodar o cambiar la información para disminuir su tamaño. La mayoría de las personas y las empresas dependen en gran parte de la compresión de archivos. Esta técnica es vital para lidiar con problemas de almacenamiento limitado y porque los datos a tratar cada vez son más complejos.

Existen dos procedimientos principales: el algoritmo de compresión con pérdida y el algoritmo de compresión sin pérdida. Nosotros lo traducimos por ti: en el primero el archivo no se reconstruye de manera exacta, solo se guarda una aproximación; en el segundo es lo contrario: la información se recupera en su totalidad.

Por ejemplo, imagínate que quieres ver la última película de Batman en tu celular, pero el archivo de esta película debe ser ENORME, posiblemente varios gigabytes. Sería muy probable que la memoria de tu celular se sature, pero aquí es donde entra la compresión de datos multimedia. Se trata de hacer la versión más pequeña posible del archivo, en este caso, la película de Batman. Y claro, además de considerar el tamaño, es importante que el audio y el video se mantengan sincronizados.

Código Morse, ¿te suena?

El código morse es una tecnología que funciona algo parecido. Se codifica un mensaje y en este caso la compresión se utiliza para aumentar la velocidad a la que se transmiten las señales. Samuel Morse, el creador, decidió asignar la combinación de puntos o rayas más simples a las letras más usadas y las más largas para las menos usadas. La E y la T, por ejemplo, son las más simples, pues no son más que un punto y una raya correspondientemente. La tecnología del telégrafo y la eficiencia del código nos permitió transmitir información sin importar qué tan grandes eran las distancias.

Te damos la bienvenida a la modernidad

Los procedimientos de compresión modernos se remontan a los 40, cuando se introdujo la teoría de la información. Claude Shannon y Robert Fano fueron los pioneros y fue hasta 1951 que David Huffman encontró una manera más eficiente de asignar códigos a bloques de información.  

Al principio, la compresión se realizaba a través de hardware, este método tuvo su auge en los 70. Después, conforme se volvía más importante, las compresiones mediante software aparecieron. El auge llegó en los 80, cuando aparecieron las fotos digitales y los estándares de almacenamiento tuvieron que cambiar. Sin embargo, aún en los 90 se usaban los algoritmos de compresión con pérdida.

¿Conoces los beneficios y aspectos importantes de la compresión de archivos? ¡Aquí te lo contamos!

  • La compresión de archivos ahorra espacio en tu disco duro y dinero. Si aprovechas mejor la memoria de tu equipo, no tendrás que comprar un nuevo disco duro.
  • Puede ser una manera de respaldar tu información. Por ejemplo, si conviertes ciertos archivos a ZIP, podrás hacer una compresión sin pérdida y además tendrás más espacio de almacenamiento.
  • Entre más grande sea un archivo, más tarda en mandarse por internet. Comprimirlos hará que tengas que esperar menos para compartirlos.
  • Un archivo comprimido puede mantenerse “oculto”, asegurando la seguridad de tus datos. Es posible, por ejemplo, activar una contraseña para un archivo ZIP.

Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas. La próxima vez que estés viendo Tik Toks, tu servicio de streaming favorito o escuchando música mientras trabajas en tu laptop, piensa en toda la compresión que hubo detrás del contenido que disfrutas. Interesante, ¿no? Si quieres seguir aprendiendo de tecnología, te invitamos a visitar el blog de BYJU’S FutureSchool. No olvides dejarnos tu opinión en los comentarios. (:

Etiquetado en: