Adivina adivinador/a: ¿qué es eso que pasa al menos una vez al mes y para los alumnos es motivo de estrés? Si respondiste la temporada de exámenes, en esta adivinanza sacaste un diez. ¿Recuerdas el examen más difícil de tu vida? Aquel por el que pasaste horas frente a tus apuntes tratando de memorizar cada palabra sin entender del todo lo que estabas leyendo. Ya que lo respondiste y entregaste, cerraste ese libro y avanzaste a memorizar un nuevo capítulo de otro. 

También puedes leer: 5 escenarios en los que eres un superhéroe con programación

Otro de los horrores más comunes en el salón es el miedo a cometer errores. Así, cuando tu maestra te llama y tu mente se pone en blanco, más la presión que sientes al tratar de hacer un comentario acertado: ¡todo resulta en escalofríos! 

Lamentablemente, algunos métodos en el salón de clases nos despiertan miedo y ansiedad y la creencia de que solo hay una manera de llegar a la respuesta correcta. Como consecuencia, esto limita a los alumnos a pensar diferente, creativa o incluso críticamente, además de sacarle la vuelta a tan siquiera hacer el intento.

¿Sabías que hay otros caminos para elevar tu potencial y superar esos miedos al mismo tiempo? Sigue leyendo y descubre por qué Steve Jobs decía que «programar te enseña a pensar».

Programación = + inteligente

Un dato curioso: si estás en modo programador, ¡echas a andar todo tu cerebro! La programación ayuda en el procesamiento del lenguaje, la memoria operativa, la resolución de problemas y pensamiento espacial. Ya que no solo se trata de escribir líneas de código, el objetivo de un programador es crear algo y para lograrlo, necesita formar conexiones, idear propuestas y resolver problemas utilizando tu pensamiento crítico y es un enfoque distinto a lo que te enseñan en la escuela.

Programación = + creativo/a

El proceso creativo no es un acto de magia, ¿cierto? Cuando se te ocurre una idea a la que quieres darle vida, te enfrentas a una serie de retos, pero tu lado creativo ayuda a lograrlo. Por eso, la programación es un buen camino hacia la creación y no tanto al consumo, de tecnología en este caso. Piénsalo, tus videojuegos favoritos tienen algo en común: cada uno pasó de unas simples líneas a convertirse en uno de los grandes —Minecraft, Roblox, Fortnite, PUBG. Imagínate que uno de los primeros pasos para sacar tu potencial creativo es aprender a programar un juego en un día. Quién sabe, tu propuesta podría ser el próximo éxito en el mundo gamer

Programación = – problemas

Al fin, hiciste tu primer código y te llena de orgullo. Pero hay un pequeño error, ¿cómo le haces? Aquí, pasas de modo programador a investigador para llegar a la raíz del problema. Con un poco de pensamiento analítico, ingenio y esfuerzo, ¡das con ese bicho! Sabes, en el mundo de la programación te enfrentas a obstáculos que al principio son intimidantes, pero la habilidad de cometer errores durante la búsqueda de una solución, es muy importante en el proceso de aprendizaje: así es la vida. Incluso, te sientes con más libertad de explorar sin miedo a equivocarte y con más seguridad en ti mismo/a, pues aprendes que pensar diferente tiene sus recompensas. Si tu propuesta es algo fuera de lo común, lo único que importa es que funcione.

Programación = – límites

Imagínate quedarte encerrado/a en una casa y solo hay un huevo, una moneda y una taza de té. Tu reto es encontrar la salida. ¿Cuál es la llave para tu escape con este acertijo? ¡La respuesta tiene que ser muy ingeniosa! Y la programación conlleva muchos desafíos así, donde cumples una tarea con un conjunto limitado de comandos que la computadora pueda entender. Por eso, programar es como resolver un rompecabezas o un acertijo, pues echas a andar tu imaginación para que tu código funcione. Aunque tener facilidades para lograr tus metas es genial, también los desafíos ayudan a que tu mente sea más creativa, lo cual implica que este proceso sea un método distinto a los que estamos acostumbrados, pero lo importante es la autonomía que desarrollamos bajo este tipo de escenarios.

¿Y pensabas que la programación solo era para desarrollar videojuegos? Ya vimos que tiene otros beneficios para tu cerebro. Y si eres de esas personas creativas que aman aprender algo nuevo y compartir, te enamorarás de la programación. Además, es una habilidad muy práctica en nuestra era digital y parte de su encanto es que aprender conlleva un proceso distinto al que ves en la escuela tradicional. 

¿Quieres emprender la aventura de elevar tu potencial creativo, un código a la vez? Es tu oportunidad de unirte a una clase prueba de Programación en BYJU’S Learning, tendrás a un gran equipo sacando lo mejor de ti. ¡Diviértete creando!

Traducción: Evelyn Meza