Imagina que después de un estresante día en la escuela llegas hambriento a tu casa. Tus papás te avisaron que llegarán tarde, así que vas a la cocina para prepararte una deliciosa hamburguesa. Sin embargo, al abrir el refrigerador te das cuenta de que ¡no hay carne molida! Eso no te detiene y decides preparar una ensalada de atún, pero ¡tampoco hay lechuga ni jitomates! Revisas tu refrigerador con atención y te das cuenta de que es momento de surtir la despensa, pero no puedes cargar todas las bolsas con comida del supermercado a tu casa. Ahora tendrás que esperar a que tus papás lleguen para comer algo… O puedes pedir tu despensa a través de internet o una app. Sigue leyendo para saber la forma en la que la programación te ayuda a llenar tu alacena. 

También puedes leer: Cocina fácil con Programación

Llena tu refrigerador con un clic

El software de las plataformas e-commerce contiene el código para realizar compras en internet  y aplicaciones, pero ¿cómo funciona exactamente? El código varía dependiendo de la plataforma que se utilice, pero en todos los casos conoce tu nombre, dirección y lista de compras. Te presentamos un listado con las plataformas más populares:

  • Plataforma de proveedor único (single-vendor platform): una persona vende sus productos en línea. Por ejemplo, si el dueño de la tienda de tu colonia decidiera vender sus productos por internet, usaría este código. 
  • Plataforma de múltiples proveedores (multi-vendor platform): varias personas venden sus productos en una app común. En esta plataforma, el código para enviar la despensa contendrá una app adicional, disponible para los repartidores: ¡así sabrán dónde recoger la despensa y dónde entregarla! 
  • Hyperlocal: una persona oferta el servicio de venta de comestibles, por internet o una app, abasteciéndose con productos de diversos vendedores, dependiendo de la demanda. Es decir, el vendedor no tiene existencia de productos y los solicita cuando debe entregar un pedido. 

Las apps y las páginas web en las que puedes comprar tu despensa tienen las siguientes características: 

  1. Navegar y buscar en el catálogo digital: no importa si es una página de internet o una app, las tiendas poseen un navegador en el que encuentras los artículos clasificados por categoría. Si lo prefieres, puedes teclear el nombre de un producto en la barra de búsqueda para que se desplieguen los resultados. Y para el caso de los restaurantes, con solo escanear un código QR aparecerá el menú en tu teléfono.
  2. Agregar al carrito: el código permite que añadas los artículos que desees a tu carrito virtual. Antes de finalizar tu compra, puedes revisar el carrito y eliminar o agregar productos. 
  3. Realiza tu pedido: el código de la app es el que se encarga de realizar tu pedido y solicitar la dirección a la que se deben enviar tus productos. 
  4. Pagar: el código todo en uno de las apps de supermercado a domicilio te presentará los métodos de pago: efectivo, tarjeta de crédito o débito, PayPal… 
  5. Pickup o entrega a domicilio: tienes la opción de escoger si pasas por tu despensa al supermercado más cercano o si prefieres que la envíen a tu casa: ¡incluso puedes pedir una entrega sin contacto!
  6. Agiliza tus próximas compras: si lo deseas, puedes crear un perfil o guardar tu información en la página o la app para acelerar el proceso en futuras compras.

Quiero hablar con el gerente

Si bien hacer la despensa por internet es una experiencia emocionante y te salva en más de una ocasión, existen cuestiones que deben mejorarse. Te presentamos las áreas de oportunidad del servicio: 

  • Artículos incorrectos o faltantes: en ocasiones se mezclan dos o más órdenes y recibes productos que no solicitaste —leche entera en vez de deslactosada— o faltan artículos, como la carne molida para las hamburguesas. 
  • Alimentos perecederos: si no se empacan correctamente, los alimentos perecederos pueden estropearse antes de llegar a tu casa. Por ejemplo, el queso para tus nachos podría derramarse. Además, siempre debes revisar la fecha de caducidad de los alimentos que recibas.
  • Problemas con el envío: desde repartidores que exigen una generosa propina para entregar tu despensa hasta accidentes que sufra el repartidor por intentar cumplir con la entrega en el menor tiempo posible. 
  • Problemas con el pago: si decides pagar en efectivo y el repartidor no tiene cambio, la experiencia se vuelve frustrante. Lo mismo sucede cuando por un error de la red, se realiza el cobro a tu tarjeta en más de una ocasión.
  • Mala calidad: cuando vas al supermercado, intentas que todos los productos que compras tengan la mejor calidad posible, especialmente las frutas y verduras. Al pedir tu super por internet, te pueden llegar vegetales o frutas viejas y ¡no quieres un jitomate seco en tu hamburguesa!
  • Empaquetado: la mayoría de los servicios de entrega colocan tu despensa en bolsas de plástico, material que no es amigable con el planeta. 

Hacia un mejor código

El código que te ayuda a comprar tu despensa en línea está en constante evolución y aprovecha los desarrollos científicos y tecnológicos para brindarte un mejor servicio: por ejemplo, algunas plataformas entregan el super en bolsas de tela, pero sabemos que aún falta mucho y ¿te decimos algo? ¡Tú puedes ayudarnos! Si te apasiona la Programación y te interesa el desarrollo de códigos ¿por qué no agendas una clase prueba en BYJU’S FutureSchool? En ella podrás compartir tus ideas y soluciones sobre este y otros temas con maestras expertas que te ayudarán a desarrollar tu propio código. ¡Hasta pronto!

Traducción: Gilberto Cornejo

Etiquetado en:

, ,